#autismo #tea

El espectro es un continuo en donde todos estamos ubicados

¿Pero por qué no vino con indicaciones de por dónde cortar?

autismo

Hoy quiero intentar echar algo de luz respecto al concepto de espectro en general y de espectro autista en particular.

Hay millones de escalas que nos incluyen a todos los seres humanos. Por ejemplo, tenemos la escala de la edad (todos tenemos alguna edad) o de la altura (todos medimos más o menos centímetros).

estatura

Múltiples escalas; múltiples espectros

Cuando escucho a alguien decir "tal persona está dentro del espectro" sé que se refiere a que está dentro del espectro autista. Sin embargo, expresiones de este tipo se van popularizando y a quién no esté medianamente en tema la puede llevar a confusión.

Me parece importante clarificar algunos conceptos que, si bien son bastante básicos, a veces es necesario recordar.

Todo puede ser comparado y clasificado de acuerdo a diferentes escalas. Por ejemplo, si tomamos a todos los seres humanos e intentamos ponerlos dentro de una escala de altura, lo vamos a poder hacer. Vamos a tener humanos muy, muy pequeños de estatura y vamos a tener humanos realmente altos, sorprendentemente altos. En el medio, todos vamos a tener algún lugar, ya sea más cercano a los petisos o a los altos. A los que están en el extremo de los altos vamos a clasificarlos rápidamente, nos vamos a dar cuenta inmediatamente de que si superan -por ejemplo- los 2,10 mts. de estatura son gente muy alta. Conforme nos vayamos moviendo hacia la zona media vamos a encontrarnos con gente con una estatura más estándar. Sin embargo, ¿alguien, acaso, va a poder diferenciar cuándo se cruzó el límite entre "muy alto" y "sólo alto" o "mediano tirando a alto"? No. Porque es un gradiente con tanta resolución que las variaciones entre uno y otro son muy mínimas. Por eso es un espectro: un espectro de estatura.

Algo similar ocurre con el espectro autista.

Todos tiene un lugar dentro del espectro, pero no todos están en el extremo del espectro autista.

En realidad, todos los seres humanos, así como podemos ser clasificados por estatura, también podríamos ser clasificados por tener más cantidad o menos cantidad de conductas autísticas.

Profundizando un poco más, incluso podemos desglosar qué conductas son autísticas y cuales no, y generar una clasificación para cada conducta en particular.

Entonces, como se podrá ir notando, todos los seres humanos estamos en algún lugar del espectro. Por eso, cuando alguien dice "tal persona está en el espectro" en realidad no está hablando con propiedad, porque en el espectro estamos todos. Es tan redundante como decir "tal persona es una persona". Lo que pasa es que tenemos un extremo que tiene nombre: "espectro autista". Esto quiere decir que si estás situado, de acuerdo a las conductas autísticas que puedas tener, dentro de ese extremo, vas a tener un diagnóstico de algún trastorno del espectro autista.

El problema con esto, al tomar esa sección del espectro, es que, al ser un gradiente tan, pero tan gradual, es muy difícil determinar exactamente donde está el límite.

Como se puede ver en el gráfico de abajo, ¿acaso hay algún cambio abrupto en la escala qué pueda determinar donde termina el verde y dónde empieza a ser violeta? No. Hay lugares claramente verdes. También hay lugares definidamente violetas. Pero los intermedios son difusos (y confusos).

espectro

Vamos a complicar las cosas aún más:

Todas las características que definen en qué lugar del espectro estás situado también tienen límites difusos y, para colmo, son absolutamente independientes una de la otra..

Cualquiera de las características que sirven para "definir" si alguien está dentro del espectro autista son subeacalas independientes, igual de difusas que el espectro general y, por lo tanto, es bastante complejo de determinar si "sos o no sos" en casos limítrofes.

Por ejemplo, supongamos que Fabricio no habla -tiene un severo trastorno del lenguaje y es no verbal-, pero entiende perfectamente bien el lenguaje no verbal, se comunica mediante la computadora, pasando a voz el texto que escribe, demuestra tener capacidades intelectuales muy altas, aunque no se siente cómodo socializando. Tolera relativamente bien los cambios de rutinas, aunque prefiere que no le cambien los planes sin anticipárselo con un buen tiempo de antelación.

También podemos suponer que tenemos a Alicia, que tiene un severo retraso mental, es no verbal, no demuestra "conectar" con el mundo que la rodea -ojo con la palabra demuestra, que es clave, eso ya lo desarrollaré en otra entrada-, es inflexible y rechaza el contacto con los demás.

Y así se podría seguir suponiendo, entrando en distintas configuraciones de sólo cinco variables, imaginando un perfil posible de persona. ¿Se complicará si sumamos más variables? Seguro que sí, exponencialmente. Pero eso no importa ahora; creo que la idea ya queda clara.

Todos tenemos configuraciones únicas, de variable casi infinitas: algunas son útiles para el diagnóstico de las condiciones del espectro autista. Otras no. Pero nos hacen irrepetibles.

espectro

Bien podríamos encontrar (de hecho, suele pasar) con personas cuyas variables están configuradas de tal manera que algunas se encuentran claramente dentro de la zona del espectro autista y otras no. De hecho, podemos tener alguna variable que se va prácticamente para el otro extremo. Y entonces, ¿qué se hace? ¿promediamos los números? ¿agarramos una paleta de pintor y mezclamos colores? No. En general, lo que los buenos especialistas hacen -desde mi punto de vista- es simplemente usar el sentido común.

Conclusiones:

Todos estamos en algún lugar del espectro. Algunos estamos dentro del extremo que determina autismo en algún grado. Otros no.

Pero todos estamos. Todos somos.

Y somos únicos.

Comentarios: