#autismo #tea #discapacidad

Odio al autismo de mi hijo

¿Qué siento yo, como adulta con TEA, cuando escucho que un padre se expresa de esa forma?

autismo

Hoy me preguntaron qué siento cuando leo, especialmente en grupos de padres de niños con TEA, frases como "odio el autismo".

Les cuento un poco qué siento

Mi primera reacción es de tristeza. Luego viene un poquitito de bronca, porque yo soy feliz con cómo soy, me siento muy bien de ser como me tocó ser y que alguien diga que "odia al autismo" me hiere como que dijeran "odio lo que te hace ser como sos".

Me llevó mucho tiempo y trabajo comprender que no existe "el autismo", sino muchos autismos, tantos como personas autistas hay.

Yo tengo la suerte de haber nacido no sólo con autismo, sino con un CI bastante superior al promedio (igual que mi hija). Esta característica, si bien no te hace "ser más inteligente", en realidad, lo que te aporta es la capacidad de generar un montón de estrategias muy útiles para la vida en sociedad.

Hay gente con autismo que no tiene la misma facilidad para generar estas estrategias -estrategias compensatorias- y a las que todo les cuesta bastante más. En ese caso, bueno, por más que particularmente me duela, entiendo -o trato de entender- que tanto ellos como su entorno le tengan bronca a "eso" que les complica la vida.

Hace un tiempito hicimos una encuesta entre adultos con TEA que preguntaba ¿Si existiera algo que te "quitara" el autismo, lo usarías?" La respuesta del 95% fue que no, que es lo que les hace ser como son y que están felices siendo como son. Pero tenés ese 5% que, pese a ser minoría no se puede ningunear, y harían lo que sea por ser como los demás, por no pasar por las dificultades que el autismo provoca y que no se han visto beneficiados por todas las cosas buenas que éste trae: capacidad de concentración, pensamiento crítico, interés absorbente por temas en los cualespodés destacarte, etc.

Conclusión: a mí me duele cuando dicen esas cosas, pero intento pensar que no hablan con propiedad, que no odian al autismo, sino que odian ver a sus hijos pasar por tantas dificultades.

Tal vez algún día, todos los TEA la tengamos un poco más fácil y, entonces, haya menos gente que odie al autismo, no?

Por eso para mí es fundamental seguir trabajando en la concientización de la sociedad.

Comentarios: