#aci

Elogios que no llegaron a destino

Porque empezar a ir al jardín me enfrentó con el mundo

niña

Había una nena en particular, en el jardín, que me fascinaba. Nunca supe por qué, pero me resultaba linda y me quería acercar a ella.

También tengo una prima 10 años mayor que yo a la cual en ese entonces admiraba profundamente, como una especie de hermana mayor, y con la cual me sentía muy cómoda. Mi prima se llama Laura. Y dio la casualidad que la nena que me interesaba también.

Un día, en el aula, después de evaluar varias veces cómo acercarme, decidí que lo mejor era decirle: "Yo tengo una prima que se llama Laura".

- ¿Y? -me respondió la niña, con su mejor cara de desinterés

Nunca más volví a hablarle.

Recuerdo que en el momento de la fatídica conversación estábamos cortando papelitos rojos con las manos, como parte de una actividad. Miré hacia abajo y me concentré en ellos. La imagen que quedó en mi memoria fue la de los recortes y la de mi frustración.

¿Es que no sabía esa nena que yo la acababa de comparar con la persona que más idolatraba en el mundo? ¿Que le había hecho un enorme honor al decirle que me recordaba a ella?

No. Claro... No lo sabía.

Comentarios: