Pequeñas anécdotas

Quiero compartir algunas de esas anécdotas de la infancia que se vieron resignificadas luego de mi diagnóstico. Algunas son tan elocuentes que uno se podría preguntar "¿Cómo nadie se dio cuenta antes?". Imagino que se debe a la poca preparación y conciencia de los TEA que había hace algunos años, probablemente. Pero la realidad es que no tengo una respuesta a eso.

La pequeña Lectora

De cómo aprendí a leer.

Una pieza de ajedrez

De cómo jugaba en el jardín.

Elogios que no llegaron a destino

De cómo intenté elogiar a alguien.

Arruinando una clase

De cómo desanimé a un docente en menos de 5 minutos.